viernes, 31 de mayo de 2013

La pintura en el cine 4

Séraphine
2008. Francia y Bélgica. 125 min.
Dirección: Martin Provost.
Guión: Martin Provost y Marc Abdelnour.
Producción: Miléna Poylo y Gilles Sacuto.
Música: Michael Galasso.
Fotografía: Laurent Brunet.
Montaje: Ludo Troch.
Dirección artística: Thierry François.
Vestuario: Madeline Fontaine.
Interpretación: Yolande Moreau (Séraphine), Ulrich Tukur (Wilhem Uhde), Anne Bennent (Anne Marie), Geneviève Mnich (Sra. Duphot), Nico Rogner (Helmut Kolle), Adélaïde Leroux (Minouche), Serge Larivière (Duval), Françoise Lebrun (madre superiora).
7 Césares, entre ellos el de la Mejor actriz para Yolande Moreau, Mejor película y mejor Guión.




Nació en 1864 en Assy (Oise). Fue pastora y más tarde sirvienta en el convento de las Hermanas de la Providencia, en Clermont (Oise). En 1901 comenzó a trabajar como criada en diferentes casas de Senlis. Nunca estudió pintura. Tuvo la suerte de encontrarse con Wilhem Uhde, coleccionista, marchante, galerista y crítico de Arte, que, impresionado por las imaginaciones de Rousseau, seguía la huella de los modernos primitivos. Wilhem Uhde se trasladó a Senlis en 1912 buscando al paz del campo, y contrató Séraphine para que le limpiara la vivienda.
Un día vio en una casa un bodegón de manzanas que le llamó la atención. Cuando se enteró que lo había pintado su sirvienta, que guardaba rigurosamente el secreto de su pintura. Nadie podía mirar cuando ella pintaba, cuando mezclaba los colores y preparaba el lienzo para que todo se efectuara con perfección artesana. Vivía en una pequeña habitación, sobre cuya chimenea siempre ardía una eterna luz a la Virgen. Su técnica era muy personal y como pigmento utilizaba la pintura más común en el mercado, Ripolin, mezclada con tierra extraída del campo, cera de velas y de su propia sangre.
Pintaba como en trance, según decía, por indicación de los ángeles y la Virgen. Cuando salía del aislamiento de su habitación iba a hablar y abrazar a los árboles y las flores. Murió el 11 de diciembre de 1942, a los 78 años, en un anexo del hospital de Villers-sous-Erquery, a causa de las dosis masivas de tranquilizantes, de las privaciones físicas y la falta de alimento durante la ocupación alemana de Francia en la II Guerra Mundial. Fue enterrada en una fosa común.

miércoles, 29 de mayo de 2013

El edificio de La Condesa Torre-Isabel y La Nave del Azúcar acogen la muestra del certamen nacional ‘Ramón Portillo’


La Fábrica azucarera de Nuestra Señora del Pilar ha sido el escenario elegido para la inauguración de la exposición del V Certamen Nacional de Pintura Ramón Portillo que rinde homenaje al fallecido artista sevillano afincado en Motril. El acto se desarrolló primero en la plaza exterior del complejo, a la que recientemente se le ha otorgado el nombre de 'Francisco Montero', para después trasladarse a la Nave del Azúcar, que se estrenó como espacio expositivo hace dos años, coincidiendo con la inauguración de la anterior muestra de Ramón Portillo. La Nave acogerá más de un centenar de las obras participantes en el certamen hasta el 29 de junio.